Terapia Corporal Integrativa

A finales de los 90, Hermes, Instituto SAT de Vitoria, en colaboración con L´ Spai de Gestalt de Barcelona y Baraka, Instituto de Psicología Integral de San Sebastián crearon una formación en la que se integran diversas corrientes terapéuticas en las que predomina el trabajo corporal.

Esta integración está inspirada y nutrida por varias fuentes:

· El contacto, la enseñanza y la presencia de Claudio Naranjo, testigo y transmisor vivo del legado de Fritz Pearls, padre de la Gestalt;
· El interés por las terapias que incluyen lo creativo: el teatro, la danza, la música y las dinámicas expresivas.
· El abordaje de la dimensión corporal integrando su experiencia con el masaje, la bioenergética, el análisis corporal, las técnicas respiratorias y diversas técnicas de expresión y conciencia corporal.
· La integración de otras escuelas: análisis transaccional, psicoanálisis, Gestalt y Psicología Humanista.
· Meditación y prácticas de atención.

El proceso terapéutico (teoría, práctica y didáctica) es marcadamente vivencial y está íntimamente ligado a la concepción del ser humano como un ser tricerebrado, con un Centro Intelectual, un Centro Emocional, y un Centro Instintivo-motor.

El terapeuta de TCI aprende primero a mirarse a sí mismo para luego poder ver a los demás y al mundo. Las herramientas que emplea (la didáctica) actúan sobre lo cognitivo, lo emocional, lo corporal y lo energético.

El proceso de la formación terapéutico está claramente estructurado y en él se atienden los temas centrales del proceso evolutivo de la persona: el carácter, las emociones, las dinámicas psicológicas-emocionales-corporales, los personajes internos, los guiones de vida, las relaciones, los vínculos con la vida, la sexualidad, la muerte…

Los alumnos de nuestra escuela son personas interesadas en su proceso personal y/o profesional, por tanto dirigido a psicólogos, terapeutas, médicos, profesores u otras profesiones dedicadas a la relación de ayuda. Y en general a cuantas personas estén interesadas en su desarrollo personal.


¿Qué es lo que nos distingue?


Una de las aportaciones diferenciadoras de este trabajo es la concepción del mismo como proceso. La estructura del curso se desarrolla en torno a una sucesión de temas centrales en el proceso evolutivo de la persona y la terapia.

Existen una serie de temas transversales, recursos técnicos y prácticas que se irán desplegando de manera progresiva a lo largo del curso, bien relacionadas con el tema del fin de semana o independientemente de ellos.

o Técnicas de movimiento, expresión y conciencia corporal.
o Masaje de desbloqueo.
o Técnicas respiratorias.
o Análisis corporal.
o Técnicas y habilidades terapéuticas.
o Ejercicios de bioenergía
o Dinámicas de grupo y relaciones interpersonales.
o Técnicas de terapia integrativa.


Partimos de una visión integradora de teorías y prácticas lo que facilita, junto al referente común de que cada participante haga su proceso personal, la aplicación del trabajo en diversas disciplinas.
Nuestros alumnos proceden de diversos colectivos y son sus valoraciones las que fundamentalmente explican nuestra aportación. Si bien cada persona aún perteneciendo a un colectivo puede acumular diversas experiencias vitales y de autoconocimiento recogemos aquí cuáles serían los aspectos que con respecto a su campo o formación básica han destacado al finalizar la formación:

Educadores: Toma de consciencia de la responsabilidad del educador en el proceso educativo. Experimentación de una mayor capacidad de recursos y de empatía con el educando.
Terapeutas corporales: Integración del conocimiento adquirido con el proceso terapéutico de la persona.
Terapeutas humanistas: Vivencia de proceso personal, actitud terapeútica básica, sensación de cohesión, adquisición de más elementos a nivel didáctico. Mayor comprensión y capacidad de manipulación de los procesos corporales.
Psicólogos: Profundidad del proceso personal. Adquisición de recursos a nivel corporal. Conocimiento y aplicación de las etapas del proceso terapéutico.
Artes escénicas: valoración de la expresión como campo de conciencia, recuperación de la actitud creativa básica,
Meditación: Integración con el proceso personal de la persona.
Profesionales de la salud: profundizar en el conocimiento de la psique humana y de su conexión directa con la biología acercándonos a una comprensión mayor de la dinámica psicosomática.

De forma general las aportaciones que hacemos a otras formaciones o experiencias de conocimiento son: La concepción de un esquema de proceso, la utilización del cuerpo como un elemento integrador, el trabajo en la dinámica grupal. La perspectiva integradora aporta un nuevo contexto al trabajo terapeútico así como una nueva dimensión a las prácticas y técnicas de trabajo con el cuerpo.